La filariosis canina o enfermedad del gusano del corazón es una enfermedad cardíaca grave y potencialmente mortal. El agente causante de la misma es el parásito sanguíneo conocido como Dirofilaria immitis.

El parásito se transmite a través de la picadura de mosquitos de los géneros Aedes, Anopheles, Culex y Taeniorhyn- chus, una vez que el perro ha sido infectado, las larvas viajan por el torrente circulatorio y van madurando hasta su forma adulta, las cuales, suelen instalarse en las cámaras cardíacas y vasos pulmonares.

La presencia del parásito genera inflamación aguda en la túnica interna de las arterias, lo cual conduce a un aumento de tamaño en las cámaras cardíacas y posibles eventos tromboembólicos a nivel pulmonar.

El diagnóstico e instauración del tratamiento de forma oportuna pueden evitar el desarrollo de daños irreversibles en la salud del animal. El uso de algunos biomarcadores, nos permite identificar de forma temprana los efectos causados por Dirofilaria immitis a nivel cardio pulmonar:

  • Biomarcadores cardíacos como el NT-proBNP, la Troponina I y la Mioglobina, muestran incrementos notorios ante la presencia de lesión miocárdica e insuficiencia cardíaca, especialmente en infecciones crónicas.

En algunos casos se puede observar una disminución leve después del tratamiento adulticida.

  • El dímero D es un producto de degradación de fibrina presente después que se degrada un coágulo.

La presencia de microfilaremia produce aumentos en la concentración de dímero D, lo que sugiere que las microfilarias podrían aumentar la tendencia a desarrollar tromboembolismo pulmonar.