La sepsis neonatal es un síndrome clínico caracterizado por un conjunto de signos y síntomas de infección, asociados o no a enfermedad sistémica (bacteremia) que ocurre en el primer mes de vida.

Dentro de los signos se incluye disminución de la actividad espontánea, succión menos enérgica, apnea, bradicardia, inestabilidad térmica, dificultad respiratoria, vómito, diarrea, distensión abdominal, inquietud, convulsiones e ictericia. El diagnóstico es clínico y se confirma con los resultados de los cultivos.

  • Etiología

El inicio de la sepsis neonatal puede ser temprano (≤ 3 días del nacimiento) o tardío (después de 3 días). La presentación clínica más común es la neumonía y por lo general bacteriana.

  • Sepsis neonatal de inicio temprano

Existen factores maternos obstétricos y perinatales que aumentan el riesgo de sepsis neonatal de inicio temprano; entre ellos se encuentra la rotura prematura de membranas (ocurre ≥ 18 horas antes del nacimiento), Corioamnionitis materna, Colonización por Estreptococo del Grupo B, Parto pretérmino o microorganismos adquiridos intraparto. La mayoría de los casos se debe a Estreptococo grupo B  y  microorganismos entéricos gramnegativos  como Escherichia coli. Los cultivos vagino/rectales de las mujeres en estado de gestación puede revelar tasas de colonización por Estreptoco grupo B de hasta de 35%. Las sepsis por Haemophilus influenzae se ha identificado en recién nacidos, especialmente prematuros. Otros microorganismos como Enterobacteriaceales (Klebsiella sp.), microorganismos grampositivos (Listeria monocytogenes, Ennterococos spp, Estreptococos alfa-hemolíticos, Streptococcus pneumoniae y Estafilococos) y Neisseria meningitidis en menor frecuencia han sido aislados.

  • Sepsis neonatal de aparición tardía

El factor de riesgo más importante de la sepsis de inicio tardío es el parto pretérmino. Otros son el uso prolongado de catéteres intravasculares, enfermedades asociadas, exposición a antibióticos, hospitalización prolongada, contaminación de equipo o soluciones intravenosas o enterales.

Ocurre entre las 72 horas de vida y el final del periodo neonatal. Usualmente se adquiere en la comunidad o de forma intrahospitalaria. Las manifestaciones clínicas más frecuentes son bacteriemia y meningitis. Los dispositivos intravasculares son los focos iniciales de este tipo de infección. El género Staphylococccus spp es el responsable de cerca del 30 – 60% de los casos de inicio tardío. El aislamiento de Enterobacteriaceales está relacionado a contaminación de alimentos y brotes hospitalarios por contaminación de equipos respiratorios, por lo general.

La infección neonatal representa un grave problema y corresponde a la principal causa de complicaciones y fallecimientos en las unidades de cuidados intensivos neonatales. El diagnostico se basa principalmente en el diagnostico clínico con la sospecha de factores de riesgo y manifestaciones clínicas.

 

 

  • Diagnóstico

El diagnóstico temprano de la sepsis neonatal es importante y exige conocer los factores de riesgo principalmente en prematuros.

En recién nacidos con signos clínicos de sepsis se debe considerar análisis de hemograma completo, hemocultivo, urocultivo, punción lumbar (si es clínicamente viable); en pacientes con síntomas respiratorios es posible requerir radiografía de tórax y su diagnóstico se confirma con el aislamiento de microrganismos patógenos en un cultivo.

La bacteriemia se define como la invasión y proliferación de bacterias en el torrente circulatorio.

  • Hemocultivos

La sangre para cultivo debe obtenerse por punción venosa, preferiblemente en 2 sitios periféricos. Se recomienda realizar hemocultivos para microorganismos aerobios como anaerobios. La cantidad mínima de sangre por botella de hemocultivo es 1 mL; si se obtiene < 2 mL, este volumen debe ser colocado en una sola botella de hemocultivo para aerobios.

  • Otras pruebas para detectar infección e inflamación

La proteína C reactiva cuantitativa con una concentración de ≥ 1 mg/dL (medida por nefelometría) es anormal. Los niveles elevados se producen dentro de 6 a 8 h de desarrollar sepsis y alcanzan un pico en 1 día.

La procalcitonina está siendo investigada como un marcador reactante de fase aguda de la sepsis neonatal. Aunque la procalcitonina aparece más sensible que la proteína C reactiva, es menos específica.

  • Pronóstico

– La tasa de mortalidad es 2 a 4 veces más alta en recién nacidos de bajo peso que en aquellos a término. La tasa de mortalidad global de la sepsis de inicio temprano es del 3 al 40% y la sepsis de inicio tardío es del 2 al 20%.

– La mortalidad en la sepsis tardía depende del agente etiológico; en el caso de Bacilos gramnegativos o especies de Cándida tienen tasas de hasta el 32 al 36%.

– En contexto, el diagnostico oportuno de sepsis en recién nacido marca un diferencial para el pronóstico del paciente.

 

 

Referencias bibliográficas

  1. Pontrelli G, De Crescenzo F, Buzzetti R, et al: Accuracy of serum procalcitonin for the diagnosis of sepsis in neonates and children with systemic inflammatory syndrome: A meta-analysis. BMC Infect Dis 17(1):302, 2017. doi: 10.1186/s12879-017-2396-7.
  1. Revista Médica La Paz versión On-line ISSN 1726-8958 Rev. Méd. La Paz v.16 n.1 La Paz 2010 Artículo de revisión protocolo diagnóstico terapéutico de la sepsis y shock séptico.
  1. Sepsis neonatal de inicio precoz. Unitat de Patologia Infecciosa i Immunodeficiències de Pediatria (Servei de Pediatria) Servei de Neonatologia Servei d’Obstetrícia i Ginecología Servei de Microbiologia Servei de Farmàcia Hospital Universitari Vall d´Hebron, Barcelona FEBRER 2019
  1. https://www.msdmanuals.com/es-co/professional/pediatr%C3%ADa/infecciones-en-reci%C3%A9n-nacidos/sepsis-neonatal