Los riñones se encargan de la excreción de sustancias de desecho a través de la orina, así como de la regulación del equilibrio del medio interno del organismo (homeostasis), controlando el volumen de los líquidos extracelulares, la osmolaridad del plasma sanguíneo, el balance de electrolitos y el pH del medio interno.

 

Para cada una de estas cuantificaciones existe una solución…