La inmunofluorescencia indirecta es el método de referencia para el screening y la titulación de los autoanticuerpos circulantes en el suero. En general se prefieren las secciones de tejido animal, por ejemplo, de ratón, a otros substratos utilizados habitualmente, tal como los preparados de células y las secciones de tejido humano; esto se debe principalmente a la ausencia de interferencias de HLA y/u otros anticuerpos dirigidos contra los grupos sanguíneos. La utilización de los tres tejidos diferentes (hígado, riñón y estómago) permite identificar los autoanticuerpos más fácilmente comparando los resultados obtenidos con cada tejido. Algunos autoanticuerpos se asocian con un número diferente de enfermedades, Los AMA (anticuerpos antimitocondria) se localizan generalmente en pacientes con cirrosis biliar primaria, pero también pueden encontrarse en pacientes con otras enfermedades hepáticas.

Frecuentemente, los ASMA se asocian a hepatitis crónica activa y a cirrosis biliar primaria, siendo también detectados en concentraciones bajas con otras enfermedades. Los AGPCA aparecen en el suero de pacientes con anemia perniciosa. En la sección de los resultados se describe más detalladamente qué autoanticuerpos se asocian con qué enfermedad.

Para el diagnostico de Cirrosis Biliar Primaria se encuentran una gama de pruebas dentro del perfil de autoinmunidad como los Anas en células Hep-2 que expresan distintos patrones de Inmunofluorescencia:

  • Patrón Centromerico AC-3
  • Patrón Reticular Mitocondrial AC-21
  • Patrón Múltiples Puntos AC-6
  • Patrón envoltura Nuclear lisa o granular

Si el usuario de laboratorio reporta uno o varios patrones como los mencionados, el médico tratante junto con una serie de exámenes anexos, ordenará una prueba de triple tejido el cual reportará un Patrón Mitocondrial:

Estos anticuerpos Se dirigen en su mayoría contra la subunidad E2 del complejo 2-oxoácido deshidrogenasa (E2-ADC), también conocido como antígeno (Ag) mitocondrial 2 (M2). Reconocen el complejo de la piruvato deshidrogenasa (PDC), la cadena ramificada del complejo oxoácido deshidrogenasa (BCOADC)y el complejo oxoglutarato deshidrogenasa (OGDC).

Además de las mitocondrias, El téjido es util apoyando el diagnostico de HEPATITIS AUTOINMUNE:

Enfermedad necroinflamatoria hepática, se da más en mujeres, que en hombres y se han detectado casos en niños. El diagnóstico debe ser diferencial frente a otras patologías autoinmunes y sus manifestaciones son muy variables. Está clasificada en dos tipos con base en los autoanticuerpos y la fisiopatología de la enfermedad:

HAI 1: presencia de ANA Y ASMA (anticuerpos anti Musculo liso) y suele asociarse a ANCAS (anticuerpos anti citoplasma de neutrófilo).

HAI 2: Aparecen anticuerpos anti microsomales de hígado y riñón (LKM) y/o citosol hepático LC-1.

En ocasiones para hacer diagnóstico diferencial se incluyen test como F-ACTIN que ofrece mayor especificidad ya que su blanco antigénico es la actina filamentosa.

Cabe considerar como pruebas complementarias el proteinograma y la cuantificación de las inmunoglobulinas. La hipergammaglobulinemia figura entre los criterios diagnósticos de las HAI.

El Patrón de Inmunofluorescencia es muy típico ya que la fibra muscular lisa es grande y fácil de identificar por microscopia convencional:

Por ultimo y no menos importante, poco utilizado todavía en los laboratorios es la parte del sustrato donde podemos visualizar las células parietales, las cuales aportan un valor diagnostico muy importante para la Anemia perniciosa, causa más frecuente de anemia megaloblástica en nuestro medio y es consecuencia de una deficiencia de vitamina B12 debido a su vez a la disminución o ausencia de factor intrínseco (FI) por atrofia de la mucosa gástrica o por destrucción autoinmune de las células parietales productoras de éste. Ante la existencia de una atrofia gástrica intensa, se origina un descenso en la producción de ácido y FI y una posterior alteración en la absorción de vitamina B12. En un 50% de los casos se asocia a anticuerpos anti-FI (factor intrínseco), cuya presencia en otras enfermedades autoinmunes es excepcional. En pacientes con anemia perniciosa la determinación de anticuerpos anti-FI tiene una alta especificidad (95%), sin embargo, la determinación de anticuerpos anticélulas parietales cuentan con una especificidad baja. El tratamiento de elección es la administración de B12 intramuscularmente. La pauta consiste en administrar 1 mg. de Vitamina B12 diariamente durante una semana, posteriormente semanal durante un mes y después cada 2-3 meses de por vida. (Nutr Hosp 2005, 20:433-435).

Para identificación de la fluorescencia ubicamos las células parietales de estomago y estimamos mediante titulación el titulo de anticuerpos indicativos de las enfermedades en conjunto con otros hallazgos:

En resumen, la inmunofluorescencia sigue siendo una técnica con un altísimo valor diagnóstico de muchas enfermedades autoinmunes sistémicas y órgano específicas, incluyendo las enfermedades autoinmunes hepáticas. Es una técnica muy sensible, que debe ser utilizada en conjunto con otros exámenes de laboratorio y hallazgos clínicos para determinar un diagnostico certero en el menor tiempo posible y así mejorar la calidad de vida de los pacientes.

 

Realizado por: Margarita Cardona -Especialista de Autoinmunidad