Con la ingesta y digestión de alimentos se proporciona al organismo el nivel de azúcar necesario para que por medio del efecto de la hormona insulina, ingrese a las células y sea posteriormente transformada en energía que será usada para las actividades diarias.

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica caracterizada por niveles incrementados de la glucosa en sangre, generalmente desencadenada por un deterioro absoluto o relativo de la secreción o acción (en muchos casos de ambas) de la insulina. “Es un proceso complejo del metabolismo de carbohidratos, grasas y proteínas, que en un principio se produce como resultado de esa falta relativa o completa de la secreción de insulina por las células beta del páncreas o por defecto de los receptores de insulina”1

 

Etiológicamente se clasifica en tres tipos:

Diabetes de tipo 1

La diabetes de tipo 1 (también llamada insulinodependiente, juvenil o de inicio en la infancia) se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona. Se desconoce aún la causa de la diabetes de tipo 1 y no se puede prevenir con el conocimiento actual.

Sus síntomas consisten, entre otros, en excreción excesiva de orina (poliuria), sed (polidipsia), hambre constante (polifagia), pérdida de peso, trastornos visuales y cansancio. Estos síntomas pueden aparecer de forma súbita.

Diabetes de tipo 2

La diabetes de tipo 2 (también llamada no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta) se debe a una utilización ineficaz de la insulina. Este tipo representa la mayoría de los casos mundiales y se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física.

Los síntomas pueden ser similares a los de la diabetes de tipo 1, pero a menudo menos intensos. En consecuencia, la enfermedad puede diagnosticarse solo cuando ya tiene varios años de evolución y han aparecido complicaciones.

Hasta hace poco, este tipo de diabetes solo se observaba en adultos, pero en la actualidad también se está manifestando en niños.

 

 

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional se caracteriza por hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre) que aparece durante el embarazo y alcanza valores que, pese a ser superiores a los normales, son inferiores a los establecidos para diagnosticar una diabetes. Las mujeres con diabetes gestacional corren mayor riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo y el parto. Además, tanto ellas como sus hijos corren mayor riesgo de padecer diabetes de tipo 2 en el futuro.

Suele diagnosticarse mediante las pruebas prenatales, más que porque el paciente refiera síntomas.

Adicionalmente y con mucha frecuencia se encuentra el siguiente estado:

Deterioro de la tolerancia a la glucosa y alteración de la glicemia en ayunas

El deterioro de la tolerancia a la glucosa y la alteración de la glicemia en ayunas son estados de transición entre la normalidad y la diabetes, y quienes los sufren corren mayor riesgo de progresar hacia la diabetes de tipo 2, aunque esto no es inevitable.

El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia, que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos.

Al cabo del tiempo la diabetes puede afectar el corazón, vasos sanguíneos, ojos, riñones y nervios.

  • Los adultos con diabetes tienen un riesgo 2 a 3 veces mayor de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular.
  • La neuropatía de los pies, combinada con la reducción del flujo sanguíneo incrementan el riesgo de úlceras de los pies, infección y en última instancia, amputación.
  • La retinopatía diabética es una causa importante de ceguera y es la consecuencia del daño de los pequeños vasos sanguíneos de la retina que se va acumulando a lo largo del tiempo. El 2,6% de los casos mundiales de ceguera es consecuencia de la diabetes.
  • La diabetes se encuentra entre las principales causas de insuficiencia renal.

Según las estimaciones, 422 millones de adultos en todo el mundo tenían diabetes en 2014, frente a los 108 millones de 1980. La prevalencia mundial (normalizada por edades) de la diabetes casi se ha duplicado desde ese año, pues ha pasado del 4,7% al 8,5% en la población adulta. Ello supone también un incremento en los factores de riesgo conexos, como el sobrepeso o la obesidad. En la última década, la prevalencia de la diabetes ha aumentado más deprisa en los países de ingresos bajos y medianos que en los de ingresos altos.1

El panorama en Colombia no ha sido más alentador, en 2016 con un censo de población de 48.229.000 habitantes el % del total de muertes fue del 3% de los cuales las mujeres mayores de 70 años fueron las más afectadas.2

 

 

Repercusiones Económicas

La diabetes y sus complicaciones conllevan importantes pérdidas económicas para las personas que la padecen y sus familias, así como para los sistemas de salud y las economías nacionales por los costos médicos directos y la pérdida de trabajo y sueldos. Si bien los principales costos se derivan de la atención hospitalaria y ambulatoria, un factor coadyuvante es el aumento en el costo de los análogos de las insulinas.1

Por lo tanto, las acciones tomadas y encaminadas para trabajar en prevención y promoción son la piedra angular para hacer control de estos costos que desangran los sistemas de salud. Los programas deben incluir planes de acción para disminuir el sobrepeso y la obesidad, incentivar la actividad física y la sana alimentación. Establecer y hacer cumplir los criterios normalizados para la derivación de pacientes desde la atención primaria a un nivel superior, registrar los casos de diabetes reales, tener disponibilidad y acceso para todos los pacientes en alto riesgo de técnicas básicas en centros de atención primaria para: medición de glucosa, medición de hemoglobina glicada (HbA1c), tiras para medición de glucosa y cetonas en orina.

Las instituciones prestadoras de servicio deben garantizar el acceso a tecnologías de punta que permitan mediciones y seguimiento real de los niveles de glucosa en sangre y el comportamiento glucémico del paciente como es el caso de técnicas sin interferencias para HbA1c como la electroforesis capilar.3

 

Bibliografía

  1. Informe mundial sobre la diabetes: resumen de orientación. Abril 2016
  2. Diabetes perfiles de los países 2016 – Colombia
  3. NGSP.org
  4. who.int/es/