Estas pruebas (también conocidas como panel de función hepática) son análisis de sangre que miden diferentes enzimas, proteínas y sustancias producidas por el hígado. Buscan comprobar la salud general del hígado. Los análisis de las diferentes sustancias se suelen hacer al mismo tiempo con la misma muestra de sangre y pueden incluir diferentes pruebas.

  • Albúmina: Proteína producida en el hígado
  • Proteínas totales: Mide la cantidad total de proteínas en la sangre.
  • ALP (fosfatasa alcalina), ALT (alanina transaminasa) AST (aspartato aminotransferasa) y GGT (gamma-glutamil transpeptidasa): Estas enzimas son producidas por el hígado
  • Bilirrubina: Producto de desecho producido por el hígado.
  • Lactato-deshidrogenasa (LD): Enzima presente en la mayoría de las células del cuerpo. Se libera a la sangre cuando las células han sido dañadas por una enfermedad o lesión
  • Tiempo de protrombina (TP): Proteína que interviene en la coagulación de la sangre

Si los niveles de una o más de estas sustancias están fuera del rango normal, puede ser signo de enfermedad del hígado.

Foto tomada de SPINREACT.

 

¿Para qué se usan?

Las pruebas funcionales hepáticas se suelen usar para:

  • Diagnosticar enfermedades del hígado como hepatitis
  • Vigilar el tratamiento de una enfermedad del hígado. Estas pruebas pueden mostrar si está dando resultado
  • Comprobar la gravedad del daño o la cicatrización causados por una enfermedad como cirrosis
  • Vigilar los efectos secundarios de ciertos medicamentos

¿A quienes solicitan pruebas funcionales hepáticas?

  • Pacientes que presente síntomas de una enfermedad hepática, como ictericia, náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, orina oscura, heces de color claro y/o fatiga.
  • También podría necesitar estas pruebas si tiene ciertos factores de riesgo, como antecedentes familiares de enfermedad del hígado, trastorno por consumo de alcohol, exposición al virus de la hepatitis, toma de medicamentos hepatotóxicos.

Foto tomada de banco de fotos iStock

 

¿Qué significan los resultados?

Si uno o más resultados de sus pruebas funcionales hepáticas no son normales, puede indicar que su hígado ha sufrido daño o que no funciona bien. El daño en el hígado puede ser causado por varias enfermedades, entre ellas: Hepatitis A, B o C, trastorno por consumo de alcohol, cáncer de hígado, diabetes entre otras.

¿Se altera la función hepática en COVID-19?

Las alteraciones de laboratorio más frecuentes en pacientes ingresados con neumonía incluyen el aumento de las transaminasas hepáticas. Otras alteraciones son la disminución de la albúmina y la insuficiencia renal. Las anomalías de la función hepática pueden ser más frecuentes en los pacientes con COVID-19 en comparación con otros tipos de neumonía.