Definición y Conceptos

El virus linfotrópico humano tipo 1 -2 (HTLV-1-2), se clasifica dentro de la familia Retroviridae debido a su estructura genómica, está catalogado como un oncovirus por su patogenicidad. Fue aislado por Poeisz y colaboradores a partir de células T malignas presentes en personas que padecían un tipo de neoplasia conocida como linfoma cutáneo de células T. Actualmente la infección por el virus, que aún carece de tratamiento específico, afecta globalmente al menos a 5 a 10 millones de personas y se distribuye por todas las latitudes del mundo incluso países no endémicos, como resultado de la inmigración de portadores procedentes de zonas endémicas y de habitantes nativos que tienen relaciones sexuales con ellos. Su período de incubación puede abarcar desde años hasta décadas y su transmisión ocurre por contacto sexual, transfusiones sanguíneas, uso compartido de agujas y de madre a hijo por la leche materna.

El HTLV-I tiene como diana principal los linfocitos TCD4+; y el HTLV-II, los linfocitos TCD8+. El HTLV, una vez que ha infectado a la célula, puede permanecer silente integrado en forma de provirus o comenzar a replicarse. Se cree que el principal mecanismo de trasmisión de la infección por HTLV es a partir de mitosis de las células que infecta. Esta expansión clonal da lugar a lo que se denomina carga proviral.

El HTLV necesita el contacto entre células para producir la infección:

El virus invade principalmente los linfocitos T CD4+ y CD8+, generando trastornos como leucemia/linfoma de células T en el adulto (LTA) y una mielopatía inflamatoria crónica y progresiva conocida como mielopatía asociada al HTLV-1 (MAH), caracterizada por un cuadro clínico de paraparesia espástica simétrica y alteraciones vesicales, entre otra variedad de síntomas. Además de ser el agente etiológico de estos trastornos, el virus está relacionado con otras enfermedades, entre ellas, uveítis, tiroiditis, artritis, síndrome de Sjögren, cistitis crónica, polimiositis, carcinoma, tuberculosis, estrongiloidiasis.

Epidemiología:

El virus linfotrópico de células T humanas (HTLV-I) prevalece más en países tropicales, pero se encuentra en todo el mundo. Las áreas de mayor presencia son África ecuatorial, el Caribe, el Sur de Japón, Papúa Nueva Guinea, Siberia y partes de Sudamérica. En la mayor parte de los países donde la endemicidad es alta, la transmisión de la infección de madre a hijo parece ser el medio de diseminación más prevalente y ocurre por vía perinatal o a través del amamantamiento. Cuando el virus se transmite a compañeros sexuales, suele pasar del varón a la mujer en vez de viceversa. En los países occidentales industrializados el Virus Linfotrópico de células T Humanas, es sobre todo una infección de personas que usan drogas (UDI). En Estados Unidos cerca del 5% de los adictos a las drogas está infectado por Virus Linfotrópico de células T Humanas. En casi todos los casos el agente es HTLV-II y su relación con enfermedades en humanos no está bien establecida.

Se calcula que en el mundo hay de 11 a 20 millones de personas infectadas. En Latinoamérica con una población de 359 millones se supone que tiene de 3’7 a 7’4 millones de infectados, y entre 1% y 2% como tasa de infección.

Diagnóstico

El diagnóstico de las infecciones por HTLV-1/2 se realiza mediante la detección de anticuerpos específicos en suero o plasma utilizando ensayos de tamizaje: inmunoensayo ligado a enzimas [enzyme linked immunosorbent assay (ELISA)] o aglutinación de partículas de gelatina (AP). Todas las muestras repetidamente reactivas por las pruebas de tamizaje requieren la confirmación de la presencia de anticuerpos específicos para HTLV-1/2 por metodologías confirmatorias. El Western blot (Wb) es la técnica de referencia para la confirmación de la infección y es la que define un resultado positivo o negativo para anticuerpos contra HTLV-1/2.

Annar Health Technologies provee soluciones oportunas y definitivas para confirmar el diagnóstico de la población general y las de los bancos de sangre con nuestro producto:

WESTERN BLOT HTLV 2.4

La característica diferencial se basa en el diseño de la tira de nitrocelulosa la cual contiene lisados virales para HTLV 1, lo quiere decir que están presentes todas las proteínas del virus, esta característica le confiere mayor sensibilidad a la prueba en comparación con la técnica LIA que en la membrana fijan antígenos recombinantes y péptidos sintéticos en vez de lisados virales.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Infección por el virus linfotrópico humano de células T tipo 1 (HTLV-1) y paraparesia espástica. Avances y diagnóstico 35 años después de su descubrimiento IATREIA Vol 30(2) abril-junio 2017
  • Prevalencia de la infección con el virus linfotrópico de células T humanas de tipo 1 y 2 en donantes de sangre en Colombia,2001-2014: implicaciones sobre la seguridad de la transfusión. Biomédica 2016;36(Supl.2):194
  • argent. microbiolvol.45 no.3 Ciudad Autónoma de Buenos Aires set. 2013